Nos sobran, me sobran, los motivos para querer ir a Málaga, será un punto de inflexión en el camino para seguir pensando, soñando y diseñando colectivamente ese cambio de modelo tan necesario, un momento clave para encontrarnos gentes de colectivos, movimientos sociales y organizaciones diversas y trazar una hoja de ruta común para enfrentarnos a los grandes retos que tenemos delante: la lucha contra el cambio climático y contra la desigualdad social, y por un mundo verdaderamente ecologista y feminista.