Quorum Global no es una invitación a un encuentro más. Es una llamada de emergencia que tenemos la obligación de atender. Es un recordatorio de que podemos hacer algo y, por lo tanto, debemos de comprometernos. Salir de la indiferencia y trabajar la alternativa. Seguir la senda del 15M.